viernes, 26 de julio de 2013

10 reglas básicas para tomar el sol con cabeza


Tomar el sol es un hábito placentero que todos queremos disfrutar en cuanto salen los primeros rayos de sol. Es importante que lo hagamos con cabeza, estemos en la playa, o en una piscina, o simplemente en una terracita tomando algo, y que siempre usemos la protección necesaria en cada momento.

Si queremos cuidar nuestra piel es fundamental cumplir una serie de reglas, que nos ayudarán a ponernos morenitos de una manera responsable:
  1. Conoce tu tipo de piel: analiza tu resistencia y tolerancia al sol, es decir, tu fototipo.
  2. Usa un protector adecuado a tu fototipo. Nunca uses en las primera semana un factor inferior a SPF15.
  3. El bronceado debe ser poco a poco.
  4. Aplícate el protector solar antes de ponerte a tomar el sol y renuévalo de forma periódica, sobretodo después de bañarte.
  5. Es importante que entre las once de la mañana y las cuatro de la tarde, extremes tus precauciones a la hora de exponerte al sol y si tienes la piel sensible o muy blanca, evítalas a toda costa.
  6. Ten especial atención cuando te apliques el protector a estas zonas: rostro (nariz, labios y párpados), y la zona del pecho y el escote.
  7. La ropa también es fundamental para protegerte: un sombrero que te cubra bien la cara y unas buenas gafas polarizadas.
  8. A veces los desodorantes y fragancias que contienen alcohol al tomar el sol pueden producir alergias, así que durante un par de meses evita los productos que los contengan.
  9. En el caso de los ancianos, enfermos y sobre todo los niños, es fundamental usar una factor de protección total. En la niñez el cuidado de la piel es vital para evitar futuros problema en la edad adulta.
  10. Tras broncearte aplícate una crema aftersun, para mantenerla hidratada y así conseguir que esté radiante. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.